MEJORES OBRAS DE MIGUEL DELIBES

Posted 9:00 by FRANCISCO REY in Etiquetas:










PARA DESCARGAR LAS MEJORES OBRAS DE MIGUEL DELIBES PINCHA EN LOS ENLACES

LA PARTIDA (pdf)

LA SOMBRA DEL CIPRES ES ALARGADA (formato pdf)

LA MORTAJA (formato pdf)

EL MUNDO EN AGONÍA (formato pdf)

DIARIO DE UN CAZADOR (formato pdf)

EL PRINCIPE DESTRONADO (formato pdf)

EL HEREJE (formato pdf)

EL CAMINO (formato pdf)

CINCO HORAS CON MARIO (formato pdf)

LOS SANTOS INOCENTES (formato pdf)

SEÑORA DE ROJO SOBRE FONDO GRIS (formato pdf)

VIEJAS HISTORIAS DE CASTILLA LA VIEJA (formato pdf)

DIARIO DE UN EMIGRANTE (pdf)


DIARIO DE UN JUBILADO (pdf)
 
DOS VIAJES EN AUTOMOVILES (Suecia y los Paises Bajos)  pdf


EL DISPUTADO VOTO DEL SEÑOR CAYO

EL TESORO (pdf)

LA TIERRA HERIDA (pdf)

MI IDOLATRADO HIJO SISI (pdf) 

MI QUERIDA BICICLETA  (pdf)

PARÁBOLA DEL NAÚFRAGO  (pdf)

Delibes: "Un talento al servicio de la Verdad", de camino a la eternidad

Redacción - 14/03/2010

El viernes amanecíamos con la triste noticia del fallecimiento del ilustre académico, Miguel Delibes, que a la edad de 89 años nos decía adiós en Valladolid, su localidad natal. Con más de un centenar de obras escritas, este maestro de la palabra será especialmente recordado por “El camino”, libro que relata las primeros descubrimientos del mundo de un chiquillo, “La hoja roja”, narración de un jubilado que observa con detenimiento los últimos días de su vida, “Cinco horas con Mario”, irónica y sarcástica conversación de una viuda frente al féretro de su marido.

El funeral, como era de esperar, se ha convertido en un emotivo encuentro de autoridades y vallisoletanos que gritaban “maestro” al paso del féretro. Así, la herreriana catedral de Santa María se convirtió ayer en el escenario donde se ha albergado el último tributo a quien "nos enseñó a mirar", como reza la dedicatoria de una de las centenares coronas de flores a él dedicadas y firmada por Pacífico Pérez, protagonista de "La guerra de nuestros antepasados".

"No sólo Valladolid tiene en él a su novelista más emblemático, sino España entera y también la amplia comunidad de hispanohablantes", ha reflexionado durante su homilía el administrador diocesano de Valladolid, monseñor Félix López Zarzuelo, delante de los siete hijos del escritor.

La vicepresidente primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, que estaban presentes han podido escuchar las palabras del prelado sobre la "reiterada condena al aborto" y la defensa "de cualquier brizna de vida humana" que siempre caracterizó a Delibes, y a una obra donde nunca ocultó la "dimensión trascendente del hombre y su relación con Dios".

Un talento al servicio de la Verdad

Monseñor López Zarzuelo destacó la "deuda impagable" contraída con un periodista y narrador "a quien no sólo debemos un sólido manejo del idioma, sino también el haber puesto su talento "al servicio de la verdad desde su encarnación en el humanismo cristiano".

Se preocupó del hombre desde la infancia ("El príncipe destronado") y la adolescencia ("El camino"); se ocupó de la promoción de la mujer ("Cinco horas con Mario"); abordó los valores de la familia ("Mi idolatrado hijo Sisí"); no olvidó a los más desfavorecidos ("Los santos inocentes"); ensalzó la sabiduría del mundo rural ("El disputado voto del señor Cayo") y apeló a la concordia con quienes piensan distinto ("El hereje"), ha dicho.

Al finalizar la Eucaristía, desde el mismo altar, el primogénito de Miguel Delibes, el biólogo del mismo nombre y apellido, agradeció las numerosas pruebas de afecto vertidas hacia la familia y a la figura de su padre, "que en los últimos tiempos tenía más ilusión en la otra vida que en ésta", según ha reconocido.

Centenares de personas aguardaban en el atrio y en calles adyacentes los restos mortales del escritor para darle de mano, y que entre ayer y hoy han sido despedidos por las aproximadamente 20.000 personas que han visitado la capilla ardiente, instalada en la Casa Consistorial y desde donde, este mediodía, ha partido el cortejo fúnebre en medio de un impresionante fervor popular.

”Aunque te vayas, sigue escribiendo”
Más de una docena de libros de adhesiones, expuestos en el velatorio, han reunido gavillas de comentarios, elogios y agradecimientos con la sencillez de la inspiración, el calor de lo espontáneo y el candor de lo popular.

"Aunque te vayas, sigue escribiendo", le ha pedido una niña a través de un deseo que encierra una precisa definición de la inmortalidad que ya habita Miguel Delibes y hacia la que ha partido junto a varias coronas enviadas por los reyes, el Ministerio de Cultura, la Academia de la Lengua, el Ayuntamiento de Valladolid, la Ciudad de Salamanca, el diario El Norte de Castilla y el Ayuntamiento del Valle de Sedano (Burgos).

Actores como María Fernanda D'Ocon (Desi en la versión teatral de "La hoja Roja") y Juan Antonio Quintana; escritores como Gustavo Martín Garzo y el académico José Antonio Pascual, además de amigos íntimos como el etnógrafo Joaquín Díaz, han despedido al novelista junto a un nutrido elenco de representantes institucionales.

FUENTE: http://www.analisisdigital.com/Noticias/Noticia.asp?IDNodo=-3&Id=46572




HUMANÍSIMO DELIBES


ABC

José Manuel de Prada

13/03/10


Escribo este artículo con el alma en los zancajos, palpando las paredes de la escritura como un ciego al que acabasen de encerrar en una cárcel que no conoce. Las palabras se resisten a acudir a mi pluma; llegan vestidas de luto, en procesión exhausta y cabizbaja, como si renegaran de su sonoridad. En cada una de esas palabras anida la orfandad, porque se me ha ido un maestro al que tributé mi veneración desde la infancia, al que he leído sin descanso desde entonces, como quien acude a un manantial de aguas cristalinas cada vez que lo acucia la sed. Hoy me ocurre lo mismo que a esas viejas casonas atestadas de muebles a las que la mudanza de sus amos convierte en hangares lóbregos. ¿Quién se atreverá a habitarlos después de que su dueño se haya marchado?


Cuando un amigo se nos muere, algo de nosotros mismos se muere con él. Con la muerte de Miguel Delibes se muere un poco la literatura, que ha sido la vocación que ha iluminado mis días, la vocación que su alto ejemplo alimentó, allá en mi juventud provinciana y retraída. No tuve la suerte de contarme entre sus amistades; pero la admiración que siempre le he profesado ha sido una forma de silenciosa y obcecada amistad. Para testimoniarla, en los anaqueles de mi biblioteca se alinean, comprados con las propinas de los domingos, los modestos volúmenes de bolsillo de la editorial Destino, donde Delibes fue publicando, con impertérrita lealtad, casi toda su obra. En ellos he encontrado siempre una literatura empeñada en el hombre, una respiración fraterna que detiene su mirada en los humillados y en los ofendidos, en los débiles y en los solitarios, en ese magma de herida y trémula humanidad que se ha quedado sin voz, que se ha quedado sin norte, que se ha quedado sin resuello. Y sobre toda esa humanidad sufriente la escritura de Delibes descendía como un bálsamo reparador.


Delibes era, ante todo, un creador de personajes, palpitantes de pasiones ancestrales que a veces apenas se nombraban y a veces adquirían la resonancia del trueno, sobre el telón de fondo del paisaje castellano, que nadie como él supo elucidar, que nadie como él supo amar de un modo tan arrebatadamente tranquilo, si el oxímoron es tolerable. Personajes que aman con atolondramiento y sufren con una suerte de resignada beatitud, que miran el mundo con una perplejidad recién estrenada, que sienten y callan pudorosamente; y también personajes enardecidos de un odio ancestral, personajes entreverados de alimaña o bestia acorralada, personajes ásperos y sufridos como la tierra que los modeló, personajes humanísimos en busca de Dios o del diablo, en busca de un milagro o de una redención. ¿Cómo olvidar el candor rebelde del Nini, el patetismo hondo del viejo Eloy, las tribulaciones menudas del cazador Lorenzo, la nobleza campesina y elemental de Pacífico Pérez, el conmovedor desgarro de Daniel el Mochuelo, la escarnecida inocencia de Azarías, el atribulado monólogo de Carmen ante el cadáver de Mario? Son criaturas únicas que nos acompañarán siempre, con su dolor ensimismado y su pequeñez aterida; criaturas sostenidas por un hilo de hermosa e invicta caridad, que es el signo distintivo del verdadero escritor.


En pocos escritores como en Delibes se confirma de manera tan cabal aquel axioma que identifica el estilo con el hombre. Era el suyo un estilo transparente, austero, templado, como una luz de domingo derramándose sobre la meseta castellana; un estilo sin alardes formales, pero al mismo tiempo desdeñoso de afectados desaliños, que devolvía a las palabras su misión primigenia de mencionar con exactitud las cosas y desvelar su sentido más profundo. Descansa en paz, maestro; con tu obra contribuiste a salvar lo que queda de humano dentro de nosotros.

0 comment(s) to... “MEJORES OBRAS DE MIGUEL DELIBES”

0 comentarios:

Publicar un comentario

Una selección gratuita de los mejores libros para todas aquellas personas que quieran ser libres y responsables. Libros que son el pan de cada día para un mundo más justo y solidario

PUEDES LEER Y DESCARGAR MAS DE 500 LIBROS GRATIS. EN PANTALLA APARECEN SÓLO LOS ÚLTIMOS LIBROS

LOS LIBROS ESTÁN EN FORMATO PDF. SI DESEAS CONVERTIRLOS A FORMATO EPUB PUEDES DESCARGARTE ESTA APLICACIÓN GRATUITA:



AVISO LEGAL: Los archivos de texto electrónico expuestos en esta página tienen por único objeto promover y difundir valores culturales y solidarios para la mayoría de la humanidad empobrecida. Millones de personas no podrían acceder de otra manera a este tesoro cultural que pertenece a toda la humanidad. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos. Solo se colocan enlaces para acceder de manera libre y gratuita a los libros que en distintos blog, web, sitios y lugares de Internet han sido subidos. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a quitar el enlace.
Para más información escribe a freyalamillo@gmail.com

Páginas vistas en total